¿Conocías esta historia sobre San José?

Dos días después terminaba una oración de treinta días para pedir cosas imposibles al Santo Patriarca y un avión se partió en dos al aterrizar en una ciudad de España con casi cien personas: el piloto era mi hermano.

Novena a San José, maestro de virtudes.

A muchos Dios les exige poco, a otros más y a algunos todo. De San José Dios pidió todo sin condiciones y él le respondió con una entrega sin comparación.

Cuaresma: tiempo para renacer

“Durante la Cuaresma –que comienza el Miércoles de Ceniza y termina el Domingo de Ramos- los cristianos recordamos que somos un pueblo que quiere ir buscando su buen “tono musical” para ser buena música. Sin descanso, con su Palabra y con su amor, Jesús será esa clave que nos ayudará a dar el tono adecuado a nuestra melodía, a nuestra vida. Es tiempo de afinar bien nuestra vida.

Es un tiempo en el que no debemos temer avanzar y encontrar que necesitamos seguir afinando muchas cosas de nuestra vida que tenemos desafinadas, porque no hacemos el bien, no buscamos estar tiempos con Jesús, porque no compartimos o somos egoístas… Con Jesús que nos da la Clave, sabemos que la melodía sonará a la alegría y la esperanza de la Pascua y que esa alegría no se acabará jamás.

Cuarenta días de camino interior que lleva a la plenitud de sentirnos amados por un Dios que apuesta por el ser humano. Por eso, Cuaresma es sinónimo de transformación, de seguir la invitación de Jesús a Nicodemo, para nacer de nuevo en el Espíritu.

Hozana propone un retiro en línea muy llamativo para vivir esta Cuaresma llamado “Renacer y Crecer”, una serie de cuarenta meditaciones en audio, presentadas en cinco etapas, una por semana, del 17 de febrero al 4 de abril. A lo largo de este camino, los participantes serán invitados a trabajar de manera creativa su transformación de la mano de Dios.

 

Este retiro será animado por el padre jesuita Luis Raúl, quien propone desde ya unas pistas de reflexión para iniciar en gran camino de Cuaresma:

 

  1. La Cuaresma es desierto. Es sequedad, soledad, ayuno, austeridad, rigor, esfuerzo, penitencia, peligro, tentación…
  2. La Cuaresma es perdón. Las historias bíblicas son un menú continuo de ello.
  3. La Cuaresma es encuentro, es abrazo de reconciliación como en la parábola del hijo pródigo o en la conversión de Zaqueo o en el diálogo de Jesucristo con la mujer adúltera.
  4. La Cuaresma es luz, como se pone en evidencia, por ejemplo, con el evangelio del ciego de nacimiento.Es el tránsito de las tinieblas a la luz. Jesucristo es la luz del mundo.
  5. La Cuaresma es salud, símbolo manifestado en textos como la curación del paralítico o la sanación del criado del centurión.
  6. La Cuaresma es agua. Es el tránsito de la sed de nuestra insatisfacción al agua viva, el agua de Moisés al pueblo de Israel en el desierto o de Jesús a la mujer samaritana.
  7. La Cuaresma es superación victoriosa de las pruebas y dificultades. Es liberación, triunfo. Algunas figuras bíblicas, que sufren graves peligros y vencen en la prueba…
  8. La Cuaresma es cruz. Signo y presencia permanente durante todo este tiempo… no para quedarnos en lo doloroso, sino en cambiar el luto en danza, dar el paso a la luz…
  9. La Cuaresma es transfiguración. Renovación desde dentro a fuera y ser reflejo que se lleva la luz por dentro y se evidencia en el amor, servicio, entrega….
  10. La Cuaresma es esfuerzo por quitar el fermento viejo e incorporar la levadura nueva de la Pascua resucitada y resucitadora… fuerza activa de vida nueva.

 

Renacer de las cenizas…es la vida nueva que viene de dejar a Dios ser Dios en nosotros y disponer la vida y la historia para retomar el camino de la plenitud.

Este tiempo de cuaresma ofrece a la luz de las lecturas del calendario eclesial la oportunidad de madurar en la vida de fe por medio de un camino de oración diaria, para asumir la crisis y crecer cual creaturas amadas del Dios de la vida.

 

Padre Luis Raúl Cruz, S.J. de Hozana

¿Cuál es el significado de la Ceremonia de la Ceniza?

Ya en el Antiguo Testamento los hombres se cubrían de cenizas cuando querían expresar su dolor y humillación.

La Iglesia nos indica, en las oraciones que recitan sus ministros, el significado que tiene la ceremonia del miércoles de ceniza: “Oh Dios que no queréis la muerte del pecador sino que se convierta, escuchad con bondad nuestras oraciones y dignaos bendecir estas cenizas que vamos a colocar sobre nuestras cabezas. Y así, reconociendo que somos polvo y al polvo volveremos, consigamos mediante la observación de la Cuaresma, obtener el perdón de los pecados, y vivir una vida nueva a semejanza de Cristo Resucitado”. Así pues que es la Penitencia lo que la Iglesia nos quiere enseñar mediante la ceremonia de ese día.

Algo de Historia

Ya en el Antiguo Testamento los hombres se cubrían de cenizas cuando querían expresar su dolor y humillación, como se puede leer en el libro de Job. En los primeros siglos de la Iglesia, los penitentes públicos, se presentaban ese día a los obispos o a los penitenciarios: pedían perdón revestidos de un saco, y como señal de su contrición se cubrían las cabezas con ceniza. Pero, como todos los hombres son pecadores, dice San Agustín, esa ceremonia se extendió a todos los fieles, para recordarles el precepto de la Penitencia. No había excepción alguna: pontífices, obispos, sacerdotes, reyes, almas inocentes, todas se sometían a esa humillante expresión de arrepentimiento.

Tengamos los mismos sentimientos: deploremos nuestras faltas al recibir de las manos del ministro de Dios la ceniza bendita por las oraciones de la Iglesia. Cuando el sacerdote nos diga “recuerda que eres polvo y al polvo has de volver” o “convertíos y creed en el Evangelio” mientras nos impone la ceniza, humillemos nuestro espíritu por el pensamiento de la muerte que reduciéndonos al polvo, nos pondrá bajo los pies de todos. Así dispuestos, lejos de complacer nuestro cuerpo destinado a deshacerse, nos decidiremos a tratarlo con dureza, a refrenar nuestro paladar, nuestros ojos, nuestros oídos, nuestra lengua, todos nuestros sentidos; a observar en lo más posible el ayuno y la abstinencia que la Iglesia nos prescribe.

El pecado mortal, la muerte del alma

Dios mío, inspiradme verdaderos sentimientos de humildad, mediante la consideración de mi nada, de mi ignorancia y de mi corrupción. Dadme el mayor arrepentimiento posible de mis iniquidades, que hirieron vuestras infinitas perfecciones, contristaron vuestro corazón de padre, crucificaron a vuestro Hijo dilecto, y me causaron un mal mayor que la pérdida de la propia vida del cuerpo, puesto que el pecado mortal es la muerte del alma y nos expone a una muerte eterna.

La Iglesia siempre amonestó a sus fieles a no contentarse solamente con las señales externas de la penitencia, sino también a embeberse del espíritu y los sentimientos de esta. Ayunemos –dice la Iglesia- como el Señor desea, pero acompañemos el ayuno con lágrimas de arrepentimiento, postrándonos ante Dios y deplorando nuestra ingratitud en la amargura de nuestros corazones. Pero esa contrición, para ser provechosa debe estar acompañada de confianza. Por eso la Iglesia siempre nos recuerda que nuestro Dios está lleno de bondad y misericordia, siempre listo a perdonarnos, lo que es un fuerte motivo para esperar firmemente la remisión de nuestras faltas si de ellas nos arrepentimos. Dios no desprecia jamás un corazón contrito y humillado.

Ser generoso, confiando en Dios

La liturgia termina exhortándonos a que tomemos generosas resoluciones confiando en Dios: “Pecamos, Señor, porque nos olvidamos de Vos. Volvamos otra vez al bien antes que la muerte llegue y ya no haya tiempo. Óyenos Señor, ten piedad porque pecamos contra Vos. Ayúdanos oh Dios Salvador, por la gloria de vuestro nombre, libertadnos”. El pensamiento de la muerte nos invita a vivir todavía más santamente, ¡y cuán eficaz es recordar eso!

Al borde de la tumba y a la puerta del Supremo Tribunal, ¿quién se atrevería a enfrentar a su Juez, ofendiéndolo y rechazando el arrepentimiento o viviendo en la negligencia, la tibieza y la relajación? Coloquémonos espiritualmente en el que va a ser nuestro lecho de muerte y armémonos de los sentimientos de compunción que para ese momento quisiéramos tener. Depositad vuestra confianza en la misericordia divina, en los méritos de Jesús y en la intercesión de la divina Madre. Prometamos al Señor:

– 1° cortar pensamientos, conversaciones y toda clase de procederes que le desagradan;

– 2° vivir cuanto sea posible en la soledad, en el silencio y, sobre todo, en el recogimiento interior que favorece vuestro espíritu de oración y os separa de todo lo que no es Dios.

(Adaptado de Miércoles de Ceniza, en “Meditaciones para todos los días del año”, P. Luis Bronchaín CSSR, Petrópolis, Editora Vozes, 1.949 – 2ª. Edición en portugués, pags. 132-134)

Redacción (17/02/2021 12:32, Gaudium Press)

¡Dos propuestas para Cuaresma en Hozana!

En el post de hoy nuetros amigos de Hozana nos traen una invitación…
Este año, Hozana propone dos retiros inéditos y diferentes para vivir el tiempo de Cuaresma, para ayudar a quien lo desee a caminar hacia la Pascua. ¡Descúbralos e inscríbase hoy al que más le guste!

¿Papel o pantalla?, ¿Lápiz o teclado?: Duelo entre lo virtual y lo presencial

Las pantallas han contribuido considerablemente al bienestar de las sociedades desarrolladas, pero no podemos ignorar los riesgos a que nos alertan los especialistas.

La no presencialidad en escuelas y colegios, la falta de universalización de la tecnología -tanto en aparatos como en conexiones-, la deserción escolar por motivo de la crisis económica, la dificultad atencional de los alumnos en las clases virtuales, los problemas psicológicos de docentes, como también de alumnos, al no socializar con otros, son algunos de los aspectos que, incontables especialistas han manifestado a través de los medios de comunicación y redes sociales.

Dificultades que se están encontrando a consecuencia de las restricciones que ha producido la pandemia que vivimos. Circunstancia que podrá demorar más o menos tiempo, pero que ha realzado el polémico tema de la enseñanza virtual y sus serias dificultades.

Uno de los puntos más indicados es la ruptura del relacionamiento docente-alumnos, vínculo esencial del eslabón enseñanza-aprendizaje.

El profesor universitario peruano, Juan Francisco Baldeón, afirma que las clases virtuales tienen la dificultad de una respuesta “no verbal” de parte de los alumnos, pues: “Los sentimientos y emociones de los estudiantes al explicar un tema se perciben en el rostro. Cuando no entiende, el docente lo mira. Uno ve la sonrisa, el enojo, o preocupación. Y uno tiene que volver a repetir en la clase. Y hay una cuota de sentimientos” (BBC News Mundo, 11-11-2020).

Otro problema, destacado por muchos, es que los educandos, al no poseer espacios adecuados, están sujetos a distracciones, ruidos, la comodidad de su hogar, que repercuten en el nivel de atención y en la motivación al estudio. Ya resultaba difícil que presten atención en las clases presenciales, cuanto mayor estando frente a una pantalla.

Los efectos están a la vista, la psicóloga salvadoreña Karla Interiano, comenta que muchos – docentes, alumnos, padres – fueron afectados en esta etapa de “educación virtual”, en su estabilidad emocional: “se observan síntomas de estrés, ansiedad, angustia, vulnerabilidad en los estados de ánimo de niños, jóvenes y adultos, problemas de sueño o desequilibrios alimenticios, que de alguna manera han incidido en su calidad de vida”.

Polémica fue la afirmación del presidente de la Asociación de Colegios Privados de El Salvador, don Javier Hernández: “La atención en línea no logra llegar a los niveles mínimos necesarios en términos de calidad educativa”.

Algunas consecuencias del desenfreno digital

Así nos adentramos en el entrechoque del papel y la pantalla, el lápiz y el teclado.

Michel Desmurget, neurocientífico del Instituto Nacional de Salud de Francia, afirma que el desenfreno digital que se vive, está arrasando el lenguaje, la concentración, la capacidad de memoria, la creatividad, la cultura. Hay una “disminución en la calidad y cantidad de interacciones intrafamiliares, disminución del tiempo dedicado a otras actividades más enriquecedoras (tareas, música, arte, lectura, etc.), interrupción del sueño, que se acorta cuantitativamente y se degrada cualitativamente, sobreestimulación de la atención, lo que provoca trastornos de concentración, aprendizaje e impulsividad; subestimulación intelectual, que impide que el cerebro despliegue todo su potencial; y un estilo de vida sedentario excesivo que, además del desarrollo corporal, influye en la maduración cerebral” (BBC News Mundo, 28-10-2020).

Controvertido tema el de la enseñanza virtual vs. Presencial. Cada vez más científicos entran a atizar la disputa, si bien que, no pocas veces, es desteñida por intereses de tipo político o ideológico y como no podría dejar de ser, económicos.

Bien sabemos cómo internet ha conmovido el mundo de la educación y de la sociedad por completo, al ofrecer comunicación sin límites, instantánea, permanente; pero, dando lugar a irreparables consecuencias: pérdida de la capacidad de atención, de la memoria -todo está en el aparatito, ya no almacenamos más en nuestras mentes las informaciones a que estamos expuestos- y de la realización de multitareas, dando lugar a las conocidas distracciones durante los momentos de aprendizaje. Omnipresente, internet, es la ventana al mundo virtual a través de la pantalla.

Ha quedado para el pasado el esfuerzo de indagar en “su memoria”, se recurre cómoda y perezosamente directo a internet, dependiendo de un factor externo. El psiquiatra alemán Manfred Spitzer, en su famoso libro “Demencia digital” (2013), afirma que, al ir delegando las tareas de conocimiento a internet, se va entregando el control de su comportamiento y sus actividades mentales a una como que memoria centralizada. No se percibe que, una cosa es el acceso a la información (“efecto Google”), otra es retenerla en “su memoria”, después de haber entendido.

“¿Tiempos difíciles? La digitalización de la enseñanza”, es el título de un excepcional trabajo de maestría en la Facultad de Educación de la Universidad Internacional de La Rioja, España, del Lic. Pedro Lara Astiaso (2017). Con abundantísima bibliografía en áreas de la biología, neurociencia, psicología cognitiva y pedagogía, llega a sorprendentes conclusiones sobre las secuelas desfavorables para la comprensión lectora, la memoria, la atención y la metacognición.

Introduciéndose en el entrechoque de los llamados “tecnoevangelistas” y los “tecnoescépticos” responde con especial claridad a: ¿lápiz o teclado?, ¿pantalla o libro?: “El cambio del papel o bolígrafo a pantalla, ratón o teclado, conlleva diferencias diversas y muy significativas en cuanto a la motricidad de la escritura. En la escritura manual, el que escribe concentra su atención visual en la punta del bolígrafo mientras lo hace. Cuando escribe con teclado, sin embargo, la atención visual está desligada de la acción motriz, es decir, del tecleo”. Además, considerando el copiar, cortar, pegar, autocorregir, etc., afirma que todo tendrá “efectos negativos en los procesos de aprendizaje”, especialmente “en su memorización”.

Discurriendo de cómo “los dispositivos digitales ahorran espacio, tiempo y esfuerzo físico, sin perder contenido alguno”, demuestra cómo la cosa es más compleja. “El cerebro trata a las letras como objetos físicos”, percibe un texto “en forma similar a como percibe un paisaje”. Por el contrario, “los soportes digitales tienen efectos perjudiciales para la comprensión lectora”, además de ir conduciendo al, “estrés, cansancio y déficit en la memoria de trabajo”.

En su largo y sustentado trabajo de tesis, reconociendo que “las pantallas tienen muchas ventajas”, “han contribuido considerablemente al bienestar de las sociedades desarrolladas”, pero no podemos ignorar los riesgos a que nos alertan los especialistas. Recuerda que “demuestran las investigaciones, que el papel es insustituible para la enseñanza”.

Como si escribiese para los días de hoy recuerda que: “cada ciclo – escolar – comienza con grandes promesas de las empresas tecnológicas sobre las posibilidades educativas del producto”. Lo fueron -a través del tiempo- las películas, los radiocasetes, la televisión, el vídeo, el ordenador, el proyector, la pizarra digital y las tabletas. “No obstante, en los colegios, no se produce progreso académico alguno”.

Que esta situación de virtualidad en la enseñanza no se extienda post pandemia. Ya se están sintiendo las consecuencias. No es la pantalla lo que ayuda al desarrollo de los niños y al crecimiento de los adolescentes. Virtualmente no hay interacción humana, no se corre, no se manipula, no se ve la realidad del mundo que los rodea. Toda educación tiene que ser humana. Necesitan de…la mirada de sus educadores.

Redacción (24/01/2021 09:46, Gaudium Press)

(Publicado originalmente en La Prensa Gráfica de El Salvador, 24-01-2021)

Por el P. Fernando Gioia, EP

www.reflexionando.org

 

Lourdes, Mediación Universal de la Virgen y el Reino de María

Decía Plinio Corrêa de Oliveira que Lourdes era el anuncio de que Ella ejercerá su poder y ejercerá de forma inédita su reinado.

Las vacunas anti Covid y la salud física, mental y espiritual

¿Cuál es el daño psicológico que el continuo bombardeo inmisericorde de noticias acerca del Covid 19 puede causar en las personas?

TRATAMIENTO ANTIENVEJECIMIENTO

Foto: Quapta.es

 Tras la publicación de la Congregación vaticana de la Doctrina de la Fe, sobre la licitud o no de usar vacunas obtenidas a partir de líneas celulares de niños abortados  , aunada a todo lo que en estos días se viene diciendo sobre el mismo tema ‘vacunas’, no hay quien en el orbe no hable de la materia y hasta se obsesione con ella. Es este último el punto que queremos abordar, desde la psicología.

La importancia de mantener la paz

Diversos estudios sugieren que un alto porcentaje (80% o más) de los infectados por el virus no manifiestan síntomas. Y esto es porque en la mayoría de esos casos la respuesta inicial del sistema inmunitario (respuesta inmunitaria innata) al virus es efectiva.

Lo anterior ratifica algo que ya es de uso común y es la importancia de tener una estructura inmunitaria adecuada, regulada.

Y para esto, ya está demostrado, que además de llevar una vida ‘saludable’ (alimentación variada, no exceso de alcohol, no tabaco, buenos hábitos de sueño, ejercicio, etc.), es importante evitar el estrés crónico y la angustia, lo que son temas más psíquicos que físicos, pero que se interrelacionan completamente.

Todo lo anterior nos mueve a pensar en el posible daño psicológico que el continuo bombardeo inmisericorde de noticias acerca del Covid 19 puede causar en las personas, con la consecuente afectación de su salud mental y el consiguiente posible deterioro de la salud física.

‘El que quiera salvar su vida, la perderá’

No podemos dejar de apuntar, que la facilidad con que los medios de comunicación están atrayendo públicos a sus noticias sobre Covid 19, es entendible por – además de un inteligente ‘bombardeo’ – una preocupación que tildaremos no enteramente cristiana y excesiva del hombre moderno con la vida terrena.

Si para la persona – en términos teóricos o prácticos – no existe la vida eterna sino solo esta de los días de 24 horas, pues es normal que quiera conservar ese bien a todo costo y de una manera hiper-vigilante.

Y esto, paradójicamente, puede fácilmente ocasionar que al aumentar esa hipervigilancia los recursos físicos se desgasten en demasía y no se repongan, ocasionando el famoso estrés, o generando justamente esas ansiedades que terminan afectando el sistema inmune.

Es entonces cuando recordamos la frase de Jesús, en el evangelio de San Mateo: “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará” (16,26)

Ese texto siempre se ha aplicado a la vida eterna que el hombre gana, cuando desgasta y entrega su vida terrena por amor a Cristo. Pero en este marco actual, y de acuerdo a lo dicho anteriormente, también podría decirse que quien confía en Dios y piensa en agradarlo cumpliendo sus leyes, adquiere una paz de alma, una situación anti-estrés y anti-ansiedad, que incluso es capaz de fortalecer la propia vida física, las defensas anti Covid.

No es des-preocuparse, es no pre-ocuparse.

Por ello, creemos que la fórmula saludable podría ser: menos noticias Covid, y más noticias de Dios; menos apego a la vida terrena y más pensar en la vida eterna; menos periódico del día y más catecismo preparatorio para el Reino eterno, ese que termina nunca-jamás.

Redacción (23/12/2020 12:31, Gaudium Press)

Por Saúl Castiblanco

Psicólogo forense

 

Jornada de la vida consagrada: ¡momento de orar por los testigos del amor de Dios!

¡Vale la pena conocer este estado de vida, apoyándola con oración dentro de las comunidades familiares y eclesiales! A partir de hoy, podrán unirse a cientos de cristianos que participan en por los consagrados, por su perseverancia y por el aumento de vocaciones para las diversas comunidades masculinas y femeninas.

¡Recárgate de optimismo!

“Te recuerdo que avives el don de Dios que recibiste por la imposición de mis manos. Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de cobardía, sino de fortaleza, amor y templanza” (2 Tim 1, 6-7).